Durante los trabajos de restauración del Castillo de los Obispos de Warmia, situado en la ciudad polaca de Lidzbark. los conservadores lograron encontrar una carta escondida en el interior de una botella hace 87 años y que sólo ha podido ser descifrada parcialmente.

La gerente del Castillo de Lidzbark, ha declarado que la botella con la carta fue encontrada sin sellar en la zona de la torre noroeste. Posteriormente los conservadores del museo se encargaron de sacar y desenrollar la carta escondida en la botella para estudiarla.

Han podido averiguar que la carta fue escrita y enterrada por el equipo de albañilería y carpintería que trabajó en la renovación del castillo. La carta está fechada el 4 de julio 1928. El documento, escrito a lápiz, menciona a doce trabajadores por su nombre, origen y edad. El mayor tenía 51 años y el más joven 19. La parte descriptiva menciona, por ejemplo, el honorario por hora de trabajo de 94 pfennigs (94 céntimos de marco alemán).

Según las declaraciones de Małgorzata Jackiewicz-Garniec, gerente del museo, una vez que la carta sea descifrada por completo posiblemente pasará a formar parte de la exposición permanente de la historia del Castillo de Lidzbark.

La botella, por su parte, estaba tapada con un corcho y era de un cristal verde oscuro. Se encontraba bien oculta en la torreta noroeste del Castillo de los Obispos de Warmia. En su día, según han determinado rápidamente los conservadores, este recipiente contuvo vino de las bodegas de San Jorge, que funcionaron en esta ciudad en tiempos prusianos, cuando Lidzbark se llamaba Heilsberg.

El Castillo de los Obispos de Warmia de Lidzbark fue construido entre los años 1350 y 1401. Es famoso porque fue visitado, entre otros, por Nicolás Copérnico, el conocido astrónomo renacentista que formuló la teoría heliocéntrica del Sistema Solar. Desde 1963, el castillo alberga una sucursal del Museo de Warmia y Mazuria.

Fuente: Enigma

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here