Varias irregularidades fueron detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) respecto a la adquisición del avión presidencial Boeing 787 Dreamliner, a través de su informe sobre la cuenta pública 2014.

Señala que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) no acreditó que éste haya sido la mejor opción en el mercado.

Además, detectó incumplimientos en la entrega del avión, que se retraso por casi 17 meses, y que podría generar penalizaciones millonarias.

Asimismo, indica hay una falta de refacciones a bordo equivalentes a 334 mil pesos.

“La entidad fiscalizada informó que está pendiente la entrega por parte del proveedor de la partida núm.15 con valor de 20.4 miles de dólares correspondiente al equipo de refacciones a bordo equivalente a 334.4 miles de pesos al tipo de cambio de 16.3762 pesos del día 5 de agosto de 2015”, señala.

El avión presidencial de México, que ha sido llamado José María Morelos y Pavón, comenzó sus operaciones el pasado 10 de febrero y despegó del aeropuerto de la Ciudad de la Ciudad de México hacia Hermosillo, Sonora durante una gira de trabajo del presidente Enrique Peña Nieto.

Fuente Reforma/fcf Foto: Internet

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here