La Casa Blanca anunció este jueves que sus funcionarios ya no podrán usar sus celulares personales en sus instalaciones a partir de la próxima semana por motivos de seguridad, una medida que parece estar dirigida a contener las filtraciones a la prensa de información comprometedora sobre el Gobierno.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo en un comunicado que “a partir de la próxima semana, el uso de todos los dispositivos tecnológicos personales tanto para los invitados como para el personal ya no estarán permitidos en el Ala Oeste”, donde se encuentra la oficina de Trump y las de sus principales asesores.

“El personal podrá seguir manejando sus asuntos laborales en sus aparatos provistos por el gobierno y continuar trabajando duro por el pueblo estadounidense”, remató Sanders.

Aunque el número de personas que trabajan en la residencia presidencial es secreto, algunas publicaciones especializadas estiman que podría rondar las 3 mil personas, incluyendo personal militar y de seguridad y trabajadores de mantenimiento.

Fuente: El Financiero

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here